SALVADO DE TRIGO

BENEFICIOS DEL SALVADO DE TRIGO 

Desde un punto de vista nutricional, el salvado de trigo es especialmente rico en potasio, un mineral que ayuda a regular la presión arterial a la vez que mantiene una buena circulación sanguínea.

También es rico en hierro (de ahí que sea un alimento recomendado en caso de anemia por falta de hierro), estando a su vez aconsejado para personas que practican deportes de manera intensa.

Entre otros de los minerales que podemos encontrar en este alimento es su riqueza en zinc, el cual ayuda en el proceso de crecimiento y es beneficioso para el sistema inmunitario (por ello también es adecuado a la hora de aumentar las defensas de forma natural), además de destacar por su contenido en fósforo, adecuado para mantener una mayor resistencia física y los huesos y dientes sanos.

Asimismo es especialmente rico en vitaminas del grupo B, que ayudan al cerebro a funcionar correctamente y además son ideales para mantener un buen estado de ánimo.

   QUE ES EL SALVADO DE TRIGO 

El salvado de trigo es el producto final que queda después de refinar el grano de trigo, de forma que se corresponde con las capas externas del grano (concretamente al pericarpio y sus diferentes subcapas, ricas en nutrientes esenciales).

Por ello muchos nutricionistas consideran que la eliminación de estas capas suponen la eliminación de la gran mayoría de nutrientes que podemos encontrar en el salvado de trigo.

     CONTENIDO NUTRICIONAL DEL SALVADO DE TRIGO 

Calorías

275 kcal.

Proteínas

15 g

Hidratos de carbono

21 g

Grasas totales

4,3 g.

Fibra

43 g.

       

Vitaminas

 

Minerales

 

Vitamina B1

0,52 mg.

Potasio

1182 mg.

Vitamina B2

0,57 mg.

Fósforo

1013 mg.

Vitamina B3

13,57 mg.

Magnesio

612 mg.

Vitamina B6

1,3 mg.

Hierro

10,56 mg.

Vitamina E

2,3 mg.

Calcio

73 mg.

Ácido fólico

79 mcg.

Manganeso

11,50 mg.